BAFICI: Encarnação do Demônio, de José Mojica Marins

encarnacion

Por estos días anduve por las salas de cine, en el marco del undécimo BAFICI. La primer película que fui a ver fue Encarnação do Demônio, del legendario director de terror José Mojica Marins. Para serles sincero, llegué a la proyección con muy poca información, tanto del director como de la película en cuestión. Y me llevé varias sorpresas, algunas buenas, otras no tanto.

El film de terror brasilero se ubica en la sección Nocturna, lugar reservado para ver los trabajos más terroríficos, delirantes, retorcidos y bizarros de la programación. Con esta mínima idea de lo que me esperaba, entré a una sala llenísima. Mientras los últimos espectadores se iban acomodando, Javier Porta Fouz (uno de los programadores del festival) presentó a Marins, que vino especialmente para dar una charla (al día siguente) y, de paso, presentar la película. Ya con sus palabras, la forma de hablar y dirigirse al público, uno se daba cuenta de que es todo un personaje, y las sospechas de estar ante la dosis bizarra del BAFICI se iban confirmando.

Encarnação do Demônio sigue las (des)venturas de Zé do Caixão, un sádico, diabólico y barbudo asesino de galera, capa y uñas kilométricas, que es liberado tras estar encerrado en una prisión durante 40 años. Al hallarse libre nuevamente, Zé do Caixão buscará la forma de continuar su legado de sangre, decidido a encontrar la mujer ideal para concebir a su primogénito.

En esa búsqueda, no faltarán torturas explícitas, tormentos varios, unos cuantos litros de sangre y escenas gore muy logradas, desde lluvias de sangre hasta el más extremo canibalismo. Tras su reguero sangriento, Zé do Caixão y sus súbditos se enfrentarán a la policía de Sao Pablo y al misterioso (y sadomasoquista!) Padre Eugenio, que intentará vengar la muerte de su padre, asesinado en el pasado por Zé do Caixão.

Si bien el guión y las actuaciones son un poco flojas, la película mantiene un espíritu bizarro que divierte, con secuencias que logran hacer reír, y otras que, de tan extremas, también sacan algunas sonrisas. La música, a cargo de André Abujamra y Marcio Nigro es uno de los puntos sobresalientes de toda la producción, junto con todos los FX que se ven en la cinta.

La historia fue escrita por el propio Marins, junto a Denilson Ramalho. En el elenco participan Cristina Aché, Raymond Castile, Eduardo Chagas, Milhem Cortaz, Cleo de Paris, Giulio Lopes, José Mojica Marins (con discursos en off) y José Celso Martinez Corrêa. La productora que apostó al trabajo de Marins fue Olhos de Cão Produções Cinematográficas, en colaboración con Gullane Filmes.

Para aquellos interesados, recomiendo que busquen las otras dos películas de la saga de Zé do Caixão, À Meia-Noite Levarei Sua Alma y Esta Noite Encarnarei no Teu Cadáver, que Marins filmó en los 60′, con un presupuesto ínfimo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *