Cine y educación: ‘187 (One Eight Seven)’

El actor Samuel L. Jackson en una escena de '187, One Eight Seven'.

El actor Samuel L. Jackson en una escena de la película ‘187, One Eight Seven’.

Hablamos hoy de otra película relacionada con el tema de la educación, “187. Muchas mentes peligrosas”, aunque en este caso la realidad se mezcla con la ficción y eso desmejora el resultado. No obstante también te deja espacio para la reflexión, en este caso sobre la asistencia psicológica que necesita el profesorado.

La película ‘187 (One Eight Seven)’ fue dirigida en 1997 por Kevin Reynolds, que contó para su reparto artístico con: Samuel L. Jackson (“The Samaritan”), John Heard, Kelly Rowan, Clifton Collins Jr., Tony Plana, Karina Arroyave, Lobo Sebastian, Jack Kehler

En 187, Trevor Garfield es un profesor que se vuelca en cada uno de sus alumnos consciente de que graduarse es la única oportunidad que tienen los jóvenes de salir de los barrios marginales. Tras múltiples enfrentamientos con uno de sus alumnos más conflictivos, es acuchillado por éste. Un año después, y tras superar las heridas que recibió, Trevor vuelve a la enseñanza en un instituto nuevo. Una vez allí, el profesor descubre un ambiente nada alentador pero en esta ocasión no asumirá con tanta facilidad el papel de víctima.

Esta película se queda a mitad de camino entre el thriller de ficción y la crítica a la situación educativa en los barrios más marginales. Si bien es cierto que la trama principal durante toda la película gira en torno a la violencia, también podemos sacar ciertas conclusiones de ella. La primera es que no sólo los alumnos tienen la culpa de ésta, también hay maestros “malos“, como el caso del compañero de Trevor Garfield y sobretodo contextos y compañías inadecuadas. La segunda es que los profesores de este tipo de centros necesitan un amplio respaldo psicológico y medidas de seguridad para tratar con sus alumnos.El caso más extremo de esta no-asistencia psicológica puede derivar en consecuencias como las que se muestran al final de la cinta, si bien es cierto, que es un desenlace muy “americano. En cualquier caso, y no quiero destriparle a nadie el final, y como dice una de las alumnas en los últimos minutos, se trata de una victoria pírrica (se pierde más de lo que se gana), ¿le mereció la pena la lección al profesor Garfield?

Más información – “The Samaritan”: Samuel L. Jackson es un estafador

Fuente – Los dinosaurios también tienen blog


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *