Clint Eastwood y su Gran Torino

gran-torino

Uno de los más grandes directores clásicos de Estados Unidos que continúa en actividad, Clint Eastwood, acaba de estrenar su última obra Gran Torino, en la que se despide de la actuación.

Luego de la mucho más promocionada El Intercambio, con Angelina Jolie en papel central, Clint Eastwood vuelve a las salas de cine con Gran Torino, una película que cierra su monumental carrera actoral y repasa, dentro de la historia y sin salirse de ella, su trabajo junto al cine.

Con un notable éxito de taquilla en su país natal, Gran Torino relata la historia de Walt Kowalski, un viudo jubilado, veterano de la Guerra de Corea, que carga con gran parte de los prejuicios raciales estadounidenses. El cineasta, actor y productor habló sobre su personaje y el proceso de filmación: “No tenía previsto interpretar muchos más papeles, pero esta película tenía un papel para mi edad y el personaje parecía hecho a mi medida” reconoció.

La tranquila y monótona vida de Kowalski se verá alterada cuando un joven asiático intente robarle su preciado Gran Torino del ’72, escena que abre el conflicto argumental. A partir de allí, el protagonista entablará una relación con el joven, involucrado con una pandilla local, y poco a poco irá dejando de lado su xenofobia. “Tiene una frase en la película en la que dice, Tengo más en común con esta gente que con mis propios hijos consentidos y malcriados’ y eso lo dice todo”, sostiene Eastwood.

Como curiosidad, la música de Gran Torino estuvo a cargo de su hijo Kyle y Michael Stevens, y el propio director compuso el tema central, que fue interpretado por Jamie Cullum.

Lo próximo que se viene del gran Clint es The Human Factor, la biografía de Nelson Mandela, protagonizada por Morgan Freeman, con vistas a estrenarse a principios del año que viene.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *