Crítica a “Mal ejemplo”, podía haber dado mucho más de sí

malejemplo

La comedia “Mal ejemplo” me ha dejado mal sabor de boca porque no te hace reir todo lo que debiera.

Mal ejemplo está protagonizada por Paul Rudd y Seann William Scott, conocido por American Pie, que son Danny y Wheeler dos compañeros de trabajo que por culpa del primero acaban con el coche del curro encima de una fuente en un Instituto. Por esto son condenados a un mes de cárcel o a 150 horas de trabajo social. Lógicamente, eligen la segunda opción y acaban en una Asociación de Hermanos Mayores donde tienen que convivir con niños cuyos padres no tienen mucho tiempo para atenderlos.

A Wheeler le toca un niño de raza negra, de unos ochos años, más gamberro que Daniel el travieso y bastante grosero mientras que a Danny le toca un adolescente introvertido amante de los juegos de rol en vivo y va por la calle siempre con su capa.

Las situaciones con los niños deberían haber dado a mucho más gags de lo que ofrece la película donde Danny siempre está con cara de pánfilo (porque su novia la he dejado) y donde Wheeler debería haber sacado más su personaje de American Pie.

Resumiendo, una comedia muy ligera sólo apta para cuando no hay mejor plan.


Escribe un comentario