Las mejores películas de miedo

los otros

El género del terror y de las películas de miedo ha ido evolucionando en su tratamiento, en las técnicas y en argumentos. Pero sigue siendo uno de los estilos preferidos por el aficionado al cine. En los últimos años han ido surgiendo un buen número de cintas que han conseguido el éxito en taquilla, entre los espectadores, e incluso entre la crítica.

Fantasmas, asesinos muy crueles, las fuerzas del más allá, y un amplio surtido de seres tenebrosos. Las películas de miedo ya no son solo para adolescentes, sino que su audiencia se ha ido ampliando, para espectadores de todo tipo de edades.

“Paranormal Activity”, 2007

Una de las muestras más representativas del llamado “foun footage”, que ha conseguido llamar la atención en el mundo entero y convertirse en un éxito de taquilla.

Para hacer sentir miedo al espectador no es necesario mostrar sangre. Un objeto que se cae, en cualquier momento, sin una explicación aparente, es uno de los ingredientes principales para que nos sobrecojamos. La clave está en elegir el momento ideal para causar el mejor susto.

“Los pájaros”, de Alfred Hitchcock, 1963

El maestro de maestro del cine de suspense nos dejó a todos pasmados con una de las mejores películas de su carrera. Hay que recordar que los efectos especiales del film y la producción convirtieron el rodaje en un lío de altura.

Las bandadas de cuervos y gaviotas fueron la pesadilla (en el rodaje y también posiblemente en la realidad, durante ese tiempo) para la actriz Tippi Hedren y potenciaron la figura de Rod Taylor.

‘La profecía’, de Richard Donner, 1976

Es la historia del pequeño Damien, interpretado por Harvey Stephens, que tiene la extraña capacidad de volver locos a todos los que le rodean. Sus padres estaban interpretados por Lee Remick y Gregory Peck.

La película está reconocida entre las más terroríficas de la historia del cine. Hubo muchas anécdotas en el rodaje, algunas bastante peculiares y misteriosas.

‘El silencio de los corderos’, de Jonathan Demme, 1991

El doctor Hannibal Lecter continúa siendo uno de los asesinos que más miedo nos dan de toda la historia del cine. Anthony Hopkins y Jodie Foster ponían cara a los personajes principales.

La película, basada en la novela homónima de Thomas Harris, consiguió los cinco Óscar de las categorías principales, algo que no había ocurrido nunca en el género de terror. Con ella se inició el subgénero de “serian killers”.

Hannibal

“La señal”, de Gore Verbinski, 2002

Se trataba de un “remake” de la conocida película japonesa del mismo nombre, rodada cuatro años antes.

Esta versión norteamericana utilizaba elementos basados en la luz azulada, la música afilada, el surrealismo más siniestro, los niños y el suspense frío y sin tregua. Se la ha considerado un auténtico clásico moderno, que sorprendentemente ha ido ganando adeptos con el tiempo.

“Cube”, de Vicenzo Natali, 1997

“Cube” nos cuenta la historia de diferentes personas que se encuentran encerradas en muchos cubos intercomunicados entre ellos. Están condenadas a buscar una salida, y todo ello en un ambiente sangriento, sesudo, matemático.

La película recibió un buen número de premios, procedentes principalmente de festivales independientes, en todo el mundo.

“La parada de los monstruos”, de Tod Browning, 1931

La palabra “friqui”, que tanto utilizamos en la actualidad, curiosamente tiene su origen en esta obra maestra de Browning, con su título original “Freaks”.

Hoy está considerada una película de culto, y contó en su momento con personas con deformidades físicas y problemas mentales reales. El argumento se basaba en un cuento circense sobre el amor, la traición y el abandono.

Fue un desastre en taquilla.

“Rec”, de Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007

Se rodó como un falso documental y tuvo una promoción inmejorable. Pocos elementos fueron suficientes: una periodista, interpretada por Manuela Velasco, una cámara y la entrada a un edificio.

“Rec” es una de las películas de terror más inquietantes del cine español, pero además renovó y dio una nueva visión sobre las historias de muertos vivientes, combinadas con virus y epidemias desconocidos.

‘Nosferatu, el vampiro’, de F. W. Murnau, 1922

No podía faltar la referencia a este gran clásico. Pocas películas de miedo nos han causado el terror de este siniestro relato enmarcado dentro del expresionismo alemán. A esto contribuye de forma decisiva el importante papel del actor alemán Max Schreck, que encarnó al Conde Orlok. Su desaparición al poco tiempo de acabar el rodaje ha convertido al vampiro en un mito.

“Los otros”, de Alejandro Amenábar, 2001

Ocho premios Goya reconocieron el mérito de esta historia con tintes victorianos, llena de inquietud, luces que nos hacen regates, escalofriantes portazos. Y todo ello con una insuperable Nicole Kidman, que interpretaba a a la madre de dos hijos con una misteriosa alergia a la luz del sol, encerrados en una enorme mansión, misteriosamente abandonada, y acosada por pesadillas y fenómenos paranormales.

“Carrie”, de Brian de Palma, 1976

El mismo Stephen King reconoció que la adaptación de su novela era espectacular. Es la historia de una adolescente (encarnada por Sissy Spacek) con poderes telequinéticos, que vive sometida a la religiosidad de su madre. Encontramos a un joven John Travolta.

Carrie

“Psicosis”, de Alfred Hitchcock, 1960

En “Psicosis”, una mujer interpretada por Janet Leigh huye de un delito causado por amor. Va a refugiarse en un motel escoltado por una enorme casa, donde aparentemente viven el dueño, Norman Bates (Anthony Perkins, encajado en ese papel para siempre) y su autoritaria madre.

Para el recuerdo han quedado la escena de la ducha y todo un perfecto tratamiento a la psicología entre los personajes.

‘Poltergeist’, de Tobe Hooper, 1982

Steven Spielberg fue el productor de esta película que ha entrado a formar parte de la mitología en el cine. Es una casa atormentada por poderes paranormales, donde encontramos la figura de la dulce Carol Anne (Heather O´Rourke) caminando hacia la luz. La frase “ya están aquí” forma parte de uno de los momentos más terroríficos de la película.

Este es otro film lleno de leyendas, anécdotas y curiosidades durante el rodaje. A eso hay que sumar la temprana muerte de la joven actriz, y de casi todos los actores del reparto y del equipo técnico, en extrañas circunstancias

‘El proyecto de la Bruja de Blair’, de Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, 1999

Dotada de un pequeño presupuesto, y con la técnica de la cámara en el hombro, esta película fue un verdadero fenómeno en todo el mundo, además de haber quedado como un clásico del terror psicológico.

No es lo que vemos (no vemos nada), sino lo que intuimos o tememos. Desapariciones sin justificación, ruidos que no pueden justificarse y respiraciones profundas.

“La semilla del diablo”, de Roman Polanski, 1968

Una película realmente aterradora, por su historia, sus escenas, y por su realidad posterior. Una magnífica Mia Farrow interpreta a la dulce Rosemary que, tras su embarazo, poco a poco va a adentrándose en un laberinto de misterios, brujería y suspense en pleno centro de Nueva York.

El mismo director polaco viviría una pesadilla similar a la de la protagonista de su película. Su mujer, Sharon Tate, embarazada de ocho meses, fue asesinada por una banda satánica tras el estreno de la cinta.

Pesadilla en Elm Street’, de Wes Craven, 1984

freddy

Freddy Krueger y su tenebroso guante de cuchillos, con un jersey a rayas verdes y rojas que los espectadores no olvidaron en un buen periodo de tiempo.

Una de las curiosidades de esta película es la aparición de un joven Johnny Deep, entre fotograma y fotograma.

Aunque hubo muchas después, la primera fue la mejor y la más espectacular. El villano, malo y sanguinario Freddy, asesino de personas en sus sueños, resulta creíble.

‘El resplandor’, de Stanley Kubrick, 1980

Como en tantas ocasiones, las novelas de Stephen King estimularon una obra maestra del género de terror. Sus protagonistas, interpretados por Jack Nicholson y Shelley Duval asisten aterrados a planos realmente escalofriantes.

Entre los elementos que nos inquietan hasta el límite del miedo están los símbolos e iconos de civilizaciones de la antigüedad, imágenes subliminales, terror psicológico, muchas sorpresas e interpretaciones realistas.

La película se ha convertido en un verdadero manual del género.

‘El Exorcista’, de William Friedkin 1973

Este film de culto que se ha reconocido como un icono entre las masas de cinéfilos. Sus escenas siguen todavía copiándose e imitándose. Hasta ese momento no se había rodado el tema de la posesión demoníaca con tantos detalles y con tal nivel de realismo. Algunas escenas llegan a ser grotescas y en las salas de estreno hubo de todo, desde desmayos, ataques de histeria, pasando por abortos.

Es la historia de Damien Karras (Jason Miller), y su encuentro con Reagan (la famosísima Linda Blair), una dulce niña que comienza a ser presa de una posesión infernal, ante la impotencia de su madre (interpretada por una colosal Ellen Burstyn.

Si tenemos que destacar un plano, elegimos la mirada del sacerdote hacia una ventana iluminada.

‘Al final de la escalera’, de Peter Medak, 1980

Con una excelente interpretación de George C. Scott, le encontramos en el papel de un compositor traumatizado por la pérdida de su mujer y de su hija, que se traslada a una abandonada mansión, donde comienzan a sucederse fenómenos extraños que se remontan a sucesos del pasado. Personajes llenos de misterio y una terrible sesión de espiritismo forman uno de los clásicos de las películas de miedo.

 

Fuentes imágenes: Mubis  / 5 PARA TODO / Mercado Libre México / Luces de Sala


Categorías

Terror

Paco María García

Redactor Freelance y Escritor. Licenciado en Derecho, Master en empresas y finanzas. Técnico especializado en Marketing. Titulado en SEO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *