Las mejores películas de terror

¿Qué es el miedo? Sin duda se trata de algo objetivo. No opera de la misma forma en todas las personas. A lo largo de la historia del cine han sido muchos los títulos de películas de terror que han ido apareciendo, unos con más éxito de taquilla y otros con menos.

Aunque el género de las películas de terror no siempre se ha valorado bien entre la crítica, hay algunos títulos que han llegado a lo más alto. Se trata de películas que no pueden faltar entre las destacadas de los mejores cinéfilos.

Las películas de terror pueden clasificarse en subgéneros. Por un lado, suele hablarse de terror psicológico, en el que se “juega” con nuestra mente. También está el terror gore, caracterizado por la sangre y la violencia más extrema. Por último, hay que destacar un subgénero para un público más juvenil denominado “slasher”, donde un asesino va eliminando a víctimas que son adolescentes en su mayor parte.

The ring, 2002

“The ring” es la versión norteamericana de una película de terror japonesa del año 1998, llamada “Ringu”, basada a su vez en una novela del mismo nombre.

Hay que recordar que los nombres de actrices que se barajaron para el papel protagonista fueron Jennifer Connelly, Gwyneth Paltrow y Kate Beckinsale. Finalmente sería Naomi Watts quien pondría cara al personaje, que por otra parte lo lanzaría a la fama.

La historia se centra en una misteriosa cinta de vídeo maldita compuesta por imágenes aleatorias sin sentido. Quien mira las imágenes recibe una llamada avisando de que le quedan siete días de vida.

the ring

La película fue un total éxito de taquilla, y también de crítica.

Rec, 2007

Manuela Velasco interpretaba a Ángela Vidal, una reportera a quien le toca entrevistar a un grupo de bomberos en una jornada normal de su trabajo. Cuando el equipo entero entra en un edificio antiguo de Barcelona para ayudar a una anciana, las cosas empiezan a resultar más extrañas cada vez. Hay un virus que ha originado que un ser sediento de sangre esté por todo el edificio.

Su rodaje en forma de falso documental nos genera la sensación de estar en el mismo edificio.

Poltergeist, 1982

Un título imprescindible entre las películas de terror y uno de los grandes clásicos de la década de los 80. Según se dice, Steven Spielberg se inspiró para este film en sus propios temores infantiles.

Los efectos especiales fueron realizados por Industrial Light and Magic, compañía fundada en 1975 por George Lucas.

En cuanto al argumento, la historia está basada en una familia con tres hijos, que va viviendo sucesos extraños paulatinamente. Carol-Anne, la niña pequeña, baja al salón y ve una extraña presencia detrás de la pantalla. En ese momento pronuncia la famosa frase “Están aquí”.

Aunque ha habido algunos intentos para rescatar la franquicia, rodando un remake de Poltergeist, de momento lo mejor es recordar la primera.

Scream, 1996

La saga Scream ha recaudado más de 600 millones de dólares en todo el mundo. La idea inicial de “Scream” era parodiar películas clásicas de miedo. Sin embargo, tuvo un efecto revitalizante al combinar el mejor estilo de terror-adolescente, o ”slasher”, con el humor y la trama inteligente.

En la ciudad ficticia de Woodsboro encontramos a un asesino enmascarado con la careta de un terrible gesto, cuya afición principal es atormentar a inocentes víctimas con sus macabras llamadas telefónicas.

Expediente Warren. 2013

James Wan tomó un caso real como base para este film. En el año 1971, los parapsicólogos Lorraine y Ed Warren investigan una granja donde una familia que se acaba de mudar comienza a experimentar fenómenos paranormales.

Warren

El verdadero terror de “Expediente Warren” está en lo que no se ve, y eso supuso una gran aportación al cine. Todo ello con una excelente puesta en escena.

La matanza de Texas, 1974

La visita a la tumba del abuelo de unos adolescentes, desata un terrible episodio de salvajismo, violencia y canibalismo. Una película muy dura, rodada con actores amateurs, que fue una revolución en el cine de aquellos años, y sentó las bases para el género “slasher”, con el asesino acabando con sus víctimas de una en una.

Pesadilla en Elm Street, 1984

Siguiendo con el estilo “slasher”, “Pesadilla en Elm Street” potenció este subgénero cinematográfico, en un momento en que estaba de capa caída. Generó una larga franquicia, siempre con las terribles garras de Freddy Krueger, al que en todos los casos puso cara (y de qué forma) Robert Englund.

Pesadilla

La historia se centra en un grupo de jóvenes que tienen pesadillas en las que un hombre con el rostro deformado les persigue. Para ello utiliza un guante que termina en cuchillas muy afiladas. En una mezcla de asesinatos, sueños y realidades, los jóvenes van muriendo de una forma inexplicable.

Como dato curioso, hay que recordar que “Pesadilla en Elm Street” fue una de las primeras veces que Johnny Deep aparecía en la gran pantalla.

El Resplandor, 1980

La conocida novela de terror de Stephen King, sirvió de base a una de las mejores películas de terror de la historia.

Dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Jack Nicholson y Shelley Duvall, nos cuenta la historia de Jack Torrance, un escritor en horas bajas que acepta el puesto de vigilante en un hotel aislado, allá por el desierto del Colorado.

En la zona habita el mal y el pobre escritor se ve influenciado por ello. De forma paralela a la violencia familiar que se desata en el entorno de Jack, diferentes fenómenos sin explicación se suceden en torno a la familia. Pero el niño tiene una habilidad especial, y por ello se le llama “resplandor”.

La semilla del diablo, 1968

Dirigida por Roman Polanski e interpretada por Mia Farrow, es una de las cintas que más famosa se hizo en su tiempo, por su historia y por una leyenda negra asociada a la misma película.

Un matrimonio de Nueva York se muda a un edificio situado frente a Central Park, que tiene, según dicen, una maldición.

Una vez instalados toman amistad con unos vecinos que les llenan de atenciones. Ante tales perspectivas, el matrimonio decide tener un hijo; pero, cuando Rosemary se queda embarazada, lo único que recuerda es haber hecho el amor con una extraña criatura. Y no es una cuestión mental, porque su cuerpo está lleno de sorprendentes marcas.

Los planos rodados por Polanski son inquietantes, y los efectos de sonido también. Se trata de generar la misma inquietud en el espectador, de forma parecida a lo que sufre la protagonista.

El Exorcista, 1973

Uno de los títulos imprescindibles entre las mejores películas de terror de la historia y una auténtica referencia. Está basada en una novela de William Peter Blatty sobre un exorcismo real, llevado a cabo en Washington en 1949.

En su argumento, Regan, una niña de doce años, es víctima de fenómenos paranormales como la levitación y otras manifestaciones sobrehumanas.

La madre de la pequeña, presa del terror, somete a su hija a múltiples análisis médicos que no ofrecen ningún resultado. Entonces toma la decisión de acudir a un sacerdote con estudios psiquiátricos. Con el convencimiento de que se trata de una posesión diabólica, comienza el proceso para practicar un exorcismo.

“El exorcista” tiene dos Óscar: a mejor guion adaptado y a mejor sonido.

Tal fue la expectación y el clima de tensión que se vivió con esta película que, el mismo día del estreno, los espectadores que se encontraban en la sala de proyección sufrieron ataques de nervios. Como medida de precaución (y también maniobra de marketing), los propietarios de las salas de cine decidieron aparcar ambulancias y servicios sanitarios en las puertas de las salas.

Alien, el octavo pasajero

La película que lanzó a la fama a Sigouney Weaver fue un rotundo éxito de taquilla. Por ello generó una importante franquicia de novelas, juguetes, iconos, videojuegos y cómics. Dirigida por Ridley Scott.

¿Cuál es el argumento? En la nave de carga Nostromo hay siete tripulantes y se dirigen a un extraño planeta, a causa de que el ordenador central de la nave ha detectado una extraña transmisión de una forma de vida desconocida.

A esta película se la considera la precursora del terror moderno. Consiguió el Oscar a los mejores efectos especiales.

Saw, 2004

Se encuentra en una cámara subterránea. Su nombre es Adam y tiene a su lado a otra persona, encadenada al igual que él. Es el doctor Lawrence Gordon. Les separa una persona muerta. Aunque no saben por qué están ahí, descubren una grabación con instrucciones que ordenan al Dr. Gordon asesinar a Adam en plazo de ocho horas.

Ambos son víctimas de un macabro juego, llevado a cabo por un psicópata que se hace llamar Jigsaw. Ambost tienen muy pocas horas para desenredar un rompecabezas que les puede salvar la vida o acabar con ella.

El proyecto de la bruja de Blair, 1999

En 1994, unos jóvenes entraron en un bosque para rodar un documental sobre una auténtica leyenda local, “La bruja de Blair”. Aunque no se volvió a saber nada de ellos, se encontró la cámara con la que rodaron, y se descubrieron los hechos que motivaron su desaparición.

Fuentes imágenes: Blog de Cine  /  Luces de Sala


Categorías

Terror

Paco María García

Redactor Freelance y Escritor. Licenciado en Derecho, Master en empresas y finanzas. Técnico especializado en Marketing. Titulado en SEO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *