Must read after my death

must-red

Siguiendo la linea de “Capturando a los Friedman”, o de “Tarnation“, es que llega la película “Must Read After my Death“. Luego del fallecimiento de su abuela Allis, en el 2001, es que Morgan Dews se apoderó del gran arsenal de fotografías, grabaciones, y películas en Súper 8 que la mujer mantenía bien guardadas, y que había realizado en su juventud, junto a su marido.

Al comienzo, el documental se plantea como el retrato de una perfecta familia de los suburbios, una pareja feliz, y sus hijos alegres jugando en el jardín. Pero a medida que la cinta y la película corren, es que se desnudan las verdades más bien ocultas de una familia que era más de lo que aparentaba. Quedando al descubierto el derrumbe propio de una perfección en decadencia, denotan los dramas sociales y sexuales de una época y una mentalidad que no podía salirse de la norma. Se vuelve un drama psicológico, en algún punto, dejándo al descubierto las más hondas miserias de una hipócrita vida de sueños, y desnudándonos en nuestro papel de perfectos voyeuristas, aún cuando nos creemos inocentes luchadores en favor del arte.

El film se ha estrenado en Estados Unidos el pasado 20 de Febrero, y se esperaría su llegada a los cines europeos a mitad de año, si es que llega. Y es que es un tipo de película cuyo alcance al público no suele ser masivo, por lo que quizá no salga en circuito comercial extendido, sino restringido a un mínimo de salas, y en DVD también.

Lo seguro es que, creo, es un tipo de films que deberíamos de ver, tanto desde la responsabilidad que implica el desnudamiento del otro, y el exibicionismo del otro, como el papel de voyeurs al que nos sometemos. No es una crítica, sino un llamado a la conciencia. Porque no hablamos de simple ficción, donde cada personaje está vivo en el simple recuadro de la pantalla, sino que las que aquí se muestran son personas en su total desnudez. Y eso implica, y mucho. Aquí el trailer.

http://www.youtube.com/watch?v=8phF9xpI7Jk

Escribe un comentario